Las doulas y su presencia en el parto

¿Qué es una doula?

Las Doulas son mujeres que acompañan emocionalmente a otras mujeres durante su maternidad.

Y, aunque en los años 70 del pasado siglo se dedicaban solamente al acompañamiento en los partos, hoy en día están formadas para acompañar a lo largo de todos o algunos de los siguientes procesos:

Preconcepción, concepción y/o infertilidad. Embarazo, Parto, Posparto (inmediato, puerperio). Lactancia, Pérdidas y Duelo.

La palabra Doula viene de la antigua Grecia. Ella era una mujer que acompañaba a la señora de la casa en su embarazo, en el parto, en el posparto y la crianza.

La figura de la Doula ha existido siempre, las mujeres tradicionalmente parían entre mujeres. Desde hace unos años ha recuperado su papel en la sociedad como consecuencia del abandono, la soledad y las prácticas poco amables que sentían muchas mujeres, especialmente durante sus partos.

¿Cuál es la función de la doula?

Este acompañamiento consiste en ofrecer escucha, apoyo, cuidado y soporte emocional, y en aportar información contrastada y basada en la evidencia cuando es solicitada por la madre acompañada, siempre de modo complementario al de el/la profesional sanitario que atienda a la mujer (preferentemente la matrona).

¿Cómo acompaña una doula?

Una Doula se sitúa siempre junto a la madre puesto que es ella quien gesta, quien pare, quien amamanta, siendo consciente de las capacidades y limitaciones propias. La disponibilidad de la Doula es constante, estando disponible ante cualquier requerimiento de la mujer que está siendo acompañada.

Acompañar es ser testigo de momentos únicos en la vida de una mujer y esto implica respetar sus decisiones y no emitir juicios sobre ellas.

Acompañar no es dirigir, ni guiar, ni interferir, ni asesorar, ni buscar un final diferente para ningún proceso. La Doula contiene a la madre en sus miedos y en el desvelo de sus emociones, la acompaña mientras disipa sus dudas. El éxito de la Doula radica en quien es ella, en qué formación y experiencia tiene, en cómo se comporta, en su afinidad y empatía con la mujer que acompaña.

doula parto

¿Cómo acompaña una Doula durante el embarazo?

La Doula acompaña a la mujer embarazada desde el momento en que ésta lo cree conveniente. Comenta con ella sus preocupaciones, sus dudas, sus miedos, sus inquietudes. Le aporta la información complementaria que ella le pide, indicándole libros, páginas, webs, autores de referencia. Puede preparar un plan de parto, informar sobre protocolos hospitalarios, etc.

¿Cómo acompaña una Doula en el parto?

La Doula puede acompañar en un parto tanto si este se produce en un hospital, en una casa de partos o en su propio domicilio.

La presencia de la Doula no invade, no intimida, no decide por la familia, no toma decisiones… Cuida de la madre y hace de intérprete entre ella y el personal sanitario, colaborando con el mismo. Protege el espacio, el entorno donde la madre ha elegido parir.

La Doula no acompaña partos autogestionados, esto es, SIN profesionales sanitarios.

Su labor será complementaria a la de la matrona o la de los otros profesionales que atiendan el parto.

Acompañar es ser testigo de momentos únicos en la vida de una mujer y esto implica respetar sus decisiones y no emitir juicios sobre ellas.

Acompañar no es dirigir, ni guiar, ni interferir, ni asesorar, ni buscar un final diferente para ningún proceso. La Doula contiene a la madre en sus miedos y en el desvelo de sus emociones, la acompaña mientras disipa sus dudas. El éxito de la Doula radica en quien es ella, en qué formación y experiencia tiene, en cómo se comporta, en su afinidad y empatía con la mujer que acompaña.

¿Cómo acompaña una Doula en el posparto?

El puerperio es quizás la parte más vulnerable en una madre reciente. Los cambios físicos, hormonales y emocionales, el cansancio acumulado, las noches sin dormir, posibles dificultades en la lactancia llevan a que la mujer esté en un momento muy vulnerable. La responsabilidad que sienten muchas mujeres frente a la criatura que termina de nacer unido a todo lo anterior, puede someter a la mujer en un estado de tristeza que a veces va más allá de un baby-blues. Una Doula bien preparada para acompañar emocionalmente, puede detectar signos que le indican que tal vez algo no funciona como debiera, puede detectar una depresión postparto y derivar a una profesional en psicología perinatal.

¿Cómo acompaña una Doula durante la lactancia?

La formación en lactancia de las Doulas es muy heterogénea. Por eso, en el caso de acompañar durante la lactancia, la labor de la Doula es infundir confianza en la madre, observar que todo va bien, que disfruta de su criatura, que el establecimiento del amamantamiento se produce con normalidad. Si se diera una causa mayor o una situación que la Doula no sabe gestionar (el bebé no gana suficiente peso, una ingurgitación, mastitis, relactación, etc.) siempre derivará al profesional de la lactancia correspondiente (IBCLC u otro).

¿Cuáles son las diferencias entre una matrona y una doula?

La matrona ES la persona legal y profesionalmente cualificada para atender los partos fisiológicos, normales.  Y la Doula es la persona preparada para acompañar EMOCIONALMENTE a la mujer de forma continua y permanente, ésta es una diferencia básica.

La Doula no tiene turnos rotatorios en hospitales. La Doula no acompaña varios partos a la vez. La Doula no es personal sanitario y por eso nunca realizan actuaciones de esta índole.

Los resultados, especialmente en los partos, se optimizan cuando en el equipo de matronas colaboran las doulas.

Toda Doula debe de conocer muy bien sus atribuciones y sus limitaciones para, llegado el caso de una situación que no le pertenece solucionar, derivar a otra profesional cualificada.

¿Qué es necesario para ser doula?

Para ser Doula es necesario saber escuchar sin imponer, sin exigir, y es importante saber que su labor se basa en el acompañamiento y la escucha desde una posición imparcial, ajena a las propias creencias, vivencias y criterios.

Es importante la escucha activa y el conocimiento de cada uno de los procesos que se acompañan, así como la propia experiencia como mujer, madre y acompañante. Sólo conociendo cada proceso en profundidad es posible no interferirlo, no intentar acortarlo o suavizarlo y acompañarlo con confianza. Sólo entendiendo y comprendiendo la naturaleza de cada proceso puede ser éste respetado.

¿Qué estudia una doula?

Las Doulas necesitan conocimientos básicos en fisiología y anatomía de la mujer y más concretamente, sobre la evolución del cuerpo femenino en el embarazo y el parto. Conocimientos sobre las características sociológicas y culturales que la rodean y sobre todo, conocimientos intensos sobre los sentimientos y las emociones que pueden embargarla.

En este sentido, y más allá de la formación teórica, es necesario un trabajo personal de manera que el acompañamiento no sea sólo “un trabajo”, sino también una manera de comprender, respetar y estar al lado de las mujeres.

Michel Odent , el reconocido obstetra francés, se refiere a las Doulas como las protectoras de la mujer de parto, porque para él, la Doula NO interviene en el proceso, sino que vigila de manera atenta y silenciosa a la madre, sabiendo leer los signos y señales que ésta emite, sabiendo anticiparse a sus deseos y necesidades. Claro que él concibe a la Doula como la MUJER experta en partos (en los suyos propios ya que él considera que una Doula ha de ser madre) y en los de otras mujeres a través de la experiencia adquirida…

Para Nils Bergman, el famoso neonatólogo sudafricano, la Doula es la guardiana de la oxitocina.

¿Cómo ser Doula en España?

Ser Doula no es una profesión reconocida en España a pesar de que el número de mujeres preparadas para acompañar va en aumento. Una Doula se forma, generalmente, a través de un curso privado con contenidos y tiempo establecido. La Doula se recicla y actualiza periódicamente, obteniendo de este modo unas herramientas con las que acompañar y sostener a la mujer que solicita su presencia. A pesar de que la formación para ser Doula en nuestro país no está homologada, sí hay cierta homogeneidad en los temas a estudiar, aunque hay diversidad de ofertas dependiendo de quién organiza la formación.

La Doula es una figura temporal que no sustituye a nadie. No sustituye a ningún profesional sanitario. No sustituye a la pareja, ni a la abuela, ni a ninguna persona que tenga un papel relevante en la nueva familia, a nadie que esté unida.

Cuando una mujer está informada y bien acompañada, cuando habla de sus miedos y de sus dudas con otra mujer cercana que le inspira confianza, cuando manifiesta abiertamente sus emociones, las mira a la cara, les pone nombre… las escucha, las acepta y las trasciende, el cambio que experimenta es total. Es una liberación que tiene incluso efectos físicos. La mujer está pletórica, feliz, fuerte y se siente poderosa, produciendo las hormonas necesarias para que el embarazo, el parto, la lactancia, el puerperio, se lleven a cabo con fluidez.

Ser DOULA es una actitud de Vida.

Concha Villarroya Villanueva (AmamaDoula)
Certificada en Salud Mental Perinatal
Certificada en Lactancia y Salud Mental

 

Bibliografía y fuentes:

Compartir este post

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email