“Oxitocina, la hormona de las mil caras”

La oxitocina es una hormona secretada en la pituitaria que fluye a la sangre y se distribuye por todo el cuerpo, y además es producida en células por todo el cuerpo, actuando de manera local.

La producción de la oxitocina es en pulsos, salvas, ráfagas o picos (diferentes terminologías para decir lo mismo). Estimula el crecimiento de las células normales e inhibe el crecimiento de las células cancerígenas. Concretamente de pecho, colon, ovario y endometrio.

La oxitocina es la hormona responsable del comportamiento social y maternal de los animales. Si se administra oxitocina a una hembra que nunca ha estado embarazada, desarrollará un comportamiento maternal hacia crías que no son suyas.

La oxitocina se genera de manera natural en determinados procesos fisiológicos como al hacer el amor, el parto o el amamantamiento. También se genera oxitocina al comer y al ser tocado/abrazado. La piel es el mayor órgano sensitivo en los humanos, con casi 2 m2 de terminaciones nerviosas que responden a la temperatura, la luz y a la presión del contacto. Se han observado mejores efectos de generación de oxitocina si se acaricia la parte frontal del cuerpo.

Durante la lactancia se ha visto también que a mayor oxitocina, mayor prolactina, que es la hormona que establece la producción de leche, y también mayor duración de la lactancia.

 

¿Qué pasa entonces con la epidural?

 

Si la epidural se pone en un proceso de parto en curso, el bebé ha comenzado el parto presionando el cérvix y por tanto ha estimulado la producción de oxitocina en su mamá.

En una cesárea programada o una inducción, por ejemplo, el bebé no sabe qué va a nacer y por tanto no ha empezado a estimular la oxitocina de su mamá desde dentro.

Además, la anestesia epidural se administra en la médula, bloqueando los nervios de la zona pélvica y bloqueando los reflejos propios del parto. Así, hay baja producción de oxitocina, de prolactina y de adaptaciones psicológicas maternales.

 

Podríamos pues pensar que la administración de un gotero de oxitocina sería una buena opción en este caso, para compensar la falta de producción materna.

 

Sin embargo…

 

Químicamente, la oxitocina endógena (la propia, generada por la madre) y la exógena (artificial, creada en laboratorio y administrada en gotero) tienen la MISMA composición.

Sin embargo, el gotero de oxitocina es administrado de manera continua y no intermitentemente como habíamos dicho que era generada por el cuerpo humano.

Este nivel continuo de oxitocina hace que el cuerpo entienda que ya hay demasiada oxitocina en sangre, y por tanto no genera oxitocina propia, lo que aumenta el nivel de hormona cortisol, y por tanto de estrés. Además, no se generan endorfinas, con lo cual hay baja tolerancia al dolor, lo que hace necesaria la utilización de anestesia epidural o de otro tipo.

Así que la combinación gotero de oxitocina + epidural interfiere completamente en el proceso natural de generación de oxitocina natural, y por tanto de producción de prolactina y de establecimiento del vínculo.

Se ha observado que en madres que lo han sido por cesárea electiva, dos días después del parto no había pulsos de oxitocina al amamantar.

Para llegar a producir niveles normales de oxitocina tras la administración de gotero + epidural se tarda hasta 4 semanas, y esto afectará tanto a los niveles de oxitocina en sangre como al comportamiento materno hacia ese bebé, lo que incluye reconocer sus signos de búsqueda, amamantar a demanda, coger en brazos, responder al llanto, etc etc.

Lo mejor que se puede hacer para compensar pues la combinación gotero oxitocina+epidural es:

1) No programar el parto o la cesárea. Si la cesárea es necesaria esperar a que el bebé decida cuando quiere nacer. Si la cesárea es urgente, fomentar los puntos siguientes.

2) Piel con Piel

3) Masaje y abrazos potenciando el contacto

4) Lactancia materna a demanda (mejor “a oferta”)

5) Tener un entorno familiar seguro que apoye a la madre.

 

Este es mi resumen de una conferencia de Kerstin Uvnäs  a la que asistí  en 2013

Compartir este post

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email